El papel actual de las diputaciones

Desde este marco de actuación, la Diputación Provincial aporta: capital físico para el territorio, valores añadidos de gestión provincial, al tiempo que actúa como dinamizadora y núcleo de redes de municipios y de una visión y planificación estratégica.
  1. Visión estratégica. Desde la observación de la provincia y su entorno y una planificación estratégica integradora de los municipios en la que tienen participación el ámbito empresarial y la sociedad civil.
  2. Economía de escala. Favoreciendo economías de eficiencia y compartiendo recursos técnicos, de infraestructuras y humanos comunes.
  3. Calidad. La Diputación no sólo apuesta por la extensión de la cobertura y uso de los servicios y prestaciones que ofrece, sino por la calidad en los mismos y en su gestión pública vinculándose a la adaptación de las necesidades de los ayuntamientos, el territorio y la población; la gestión con eficiencia y la transparencia en la comunicación.
  4. Liderazgo innovador. Buscando la combinación de dirección política, saber técnico y creatividad y poniéndola al servicio de la puesta en marcha de proyectos e intervenciones que favorezcan la creación de sinergias entre los ayuntamientos.
  5. Personal cualificado al servicio de los ayuntamientos. Las Diputaciones son prestadoras de unos servicios que se producen y consumen en unidad de acto, por lo que difícilmente puede preestablecerse en una norma jurídica el modo en que han de realizarse, por ello la calidad del servicio dependerá en gran medida de la profesionalidad del funcionario que lo presta. Esto nos permite afirmar que su personal es el gran activo de las Diputaciones.  

ENLACES