Fondos / Residencia Juvenil "Santo Domingo Savio" / Área de Contexto

Historia Institucional

La atención a jóvenes de ambos sexos la llevó a cabo la Diputación, durante el siglo XIX y gran parte del XX, en los Internados Provinciales de Santo Domingo y Santa Teresa, antes llamados Hospicio de Hombres y Hospicio de Mujeres. A mediados del siglo XX ya surge la idea de crear un Centro para jóvenes varones mayores de 18 años en el edificio de Villardompardo, en los locales desocupados de la Casa de Maternidad, trasladada al nuevo edificio construido al efecto en el parque de La Victoria. La idea era conseguir un hogar para muchachos que salen del Colegio Internado de Santo Domingo por cumplir la edad reglamentaria y a quienes la Diputación quiere seguir tutelando mediante un régimen de externado que amortigüe el súbito lanzamiento a la vida. Se redacta proyecto de adaptación en 1954, de planta clara y fáciles comunicaciones horizontales, pero que no se lleva a cabo.

Al mismo tiempo la Corporación tiene la intención de construir un nuevo Internado Provincial masculino que sustituya al antiguo, a las afueras de Jaén y en terrenos contiguos al Sanatorio Psiquiátrico, que se denominará Nuevo Colegio Internado de Santo Domingo. Será un conjunto de edificaciones, rodeado de jardines, que incluirá colegio, comedores y cocinas, instalaciones deportivas y residencia juvenil.

La construcción del mismo se hará por etapas. El primer edificio que se construye es el grupo escolar, compuesto de doce clases, que se proyecta en 1956 aunque la aprobación del mismo no ocurre hasta 1959. En 1961 se proyecta el pabellón de comedores y cocinas y la urbanización del entorno y, en 1966, el edificio de Residencia Juvenil. En estos momentos se ha terminado ya el grupo escolar y está en próxima ejecución el pabellón de comedores. Esta Residencia constará de un bloque principal de cinco plantas y un bloque perpendicular de planta baja, unido al principal.

El edificio de Residencia está terminado en 1970 siendo trasladados los niños el día 2 de diciembre, con lo cual está en funcionamiento a comienzos de 1971. Durante los meses anteriores, la Corporación Provincial hace gestiones con la congregación de Padres Salesianos para que se haga cargo de la formación de los niños acogidos, firmando convenio con la misma en 1 de junio de 1970 para la prestación de servicios de promoción y desarrollo integral y armónico de los niños huérfanos y necesitados acogidos en el colegio. La idea es lograr la educación docente y moral de los acogidos por personal de una congregación especializada, sin beneficio económico y sólo con la percepción de las retribuciones legales que correspondan a ese personal en analogía al de plantilla.

Los objetivos de la Residencia, según el citado convenio, será la promoción y desarrollo de los niños huérfanos y necesitados, acogidos en la Beneficencia Provincial. Tiene una capacidad para 300 niños. Ingresarán niños de 8 a 14 años y permanecerán hasta los 18 ó 20 si están cursando estudios en Centros Oficiales. Para los más pequeños se amplía el edificio cercano del Hogar Infantil con un pabellón anexo donde instalar unos 40 niños de 8 a 10 años, que siempre habían estado en Santo Domingo y que recibirían enseñanza en la Residencia Juvenil aunque con residencia en el Hogar.

En 1981 se produce una separación entre el grupo escolar y la residencia juvenil. Pasa el primero del régimen de Patronato al régimen común del Ministerio de Educación y Ciencia y, por tanto, se hizo imprescindible la separación material de los edificios.

De 1982 a 1984 se suceden las gestiones para ceder el grupo escolar al Ayuntamiento de Jaén, aprobándose la misma en 30 de enero de 1984. Desde este año hasta 1988 la Diputación desarrolla un proyecto de reforma de atención al menor en el cual se incluyó la reconversión de la Residencia Juvenil en Residencia para estudiantes, permaneciendo en funcionamiento hasta 1988, año en que se procede a la elaboración de un convenio con la Universidad de Granada para reconversión en Colegio Mayor. En sesión de 29 de junio de 1989 se aprueba dicho convenio por el que la Diputación cede gratuitamente, por un periodo de 30 años, el derecho de uso del complejo denominado Colegio o Residencia de Santo Domingo, comprendiendo los edificios de residencia, oficinas, comedores y casa de la encargada.