Fondos / Diputación Provincial / Área de Contexto > Historia Archivística

El Archivo de la Diputación Provincial de Jaén, no ha estado siempre en el mismo edificio donde se ha hallado la sede principal de la Institución Provincial: el convento de San Francisco. El mal estado de conservación del mismo, obligará a comisionar a varios diputados para que, realizando un estudio de las inversiones necesarias para acondicionar el edificio para futura sede de la Diputación, y otras oficinas del Estado, busquen en dicho ínterin un lugar que sirva de sede, acordándose que éste fuera el Palacio del Vizconde de los Villares y más tarde, y por la ampliación de las dependencias de la Institución provincial, se pidió la ayuda al estamento eclesiástico, quién habilitó la planta baja del Palacio episcopal.

Instalada la Diputación el día 15 de noviembre de 1835, el día 29 de ese mismo mes se procedió a estructurar la secretaría de la misma con el personal indispensable para su funcionamiento. El cuadro de funcionarios se limitaba a un secretario, tres oficiales, tres escribientes y dos porteros, pero aún siendo tan limitado el personal, una función que se considera indispensable es la de archivero. En el proyecto inicial la función de archivero se adscribe a una plaza de oficial, aunque posteriormente se acuerda pasar este cargo a la plaza de primer escribiente. Fue nombrado para este cargo Plácido Arteaga, primer archivero de esta Corporación.

En 1914 la oficina de Telégrafos que ocupaba parte de la planta baja del Palacio Provincial se traslada a otro inmueble. Las habitaciones destinadas al Conserje del citado centro eran contiguas al Archivo y, el entonces archivero, Juan Izquierdo Corral, solicita y consigue de la Corporación la ampliación del Archivo con ese local.

De los siguientes traslados que ha sufrido no hay referencias documentales, sólo el recuerdo de los funcionarios más antiguos de la Corporación. Después de la Guerra Civil el Archivo estuvo en la última planta del Palacio. Posteriormente pasó al sótano, en el ala derecha. Más tarde ocupó un local en la planta baja. Pasó luego, en la misma planta, al otro ala. De aquí pasó a la planta sótano ocupando en ella tres locales diferentes.

Al iniciarse en los años ochenta la restauración de la planta sótano del Palacio Provincial, hubo necesidad de sacar los fondos del edificio pasando a ocupar unas salas del Archivo Histórico Provincial cedidas al efecto. Allí se mantuvieron hasta 1995 en que se trasladaron al recién restaurado antiguo Hospital de San Juan de Dios dónde ocupan dos salas de estanterías compactas, aunque otra parte pasó a ocupar un depósito en el Palacio Provincial. Por tanto los fondos de este Archivo se encuentran repartidos en dos edificios diferentes: Palacio Provincial y antiguo Hospital de San Juan de Dios.

Respecto a la reglamentación, señalar que el archivo nunca ha tenido un reglamento propio. Por supuesto se alude a él en los Reglamentos generales de la Diputación y del primero que tenemos noticia es un Reglamento para el orden de las Sesiones y régimen interior de las Oficinas, aprobado en sesión de 7 de noviembre de 1878.